Caravana Sanación en Chiloé

Les compartimos el testimonio de una de las voluntarias del equipo, Margarita Solari, ella es médico, realizó la formación en Manos para Sanar y actualmente cursando la formación en Medicina Sintergética.

Estamos entusiasmados, de poder visitar nuevos lugares, cada vez más personas nos acompañen y sean parte del compartir, aprendizaje y sanación. Agradecemos a todos los que hacen posible estos encuentros; los participantes, los terapeutas y pacientes, nuestra gratitud a  la organización local,  Fundación ANAM

 

"Los días 5 y 6 de julio se efectuó la nueva caravana de sanación en la mágica Isla de Chiloé.
Viajamos en esta oportunidad cinco personas de Santiago.
El viernes 5 de julio realizamos Sanación en el Centro Equilibrium de Chonchi a cuatro maravillosas mujeres.
La Sra. Ema, una de ellas, de 90 años con su aspecto juvenil y muy activa, nos compartió su secreto de longevidad: no enojarse (dominar la ira), ayudar a los demás (servicio) y reír (alegría).
El 6 de julio nos dirigimos al hospital Dr. Augusto Riffet de Castro donde nos esperaban los dos organizadores 
locales de la Fundación ANAM, los que convocaron a cuatro personas en la mañana y 22 en la tarde.

Después del almuerzo se incorporaron tres compañeras más a colaborar provenientes de Ancud. 
Fue una maratónica jornada que nos dio la maravillosa oportunidad de sanar y sanarnos.

 

Aporte de mi experiencia:
La caravana de Chiloé ha sido mi tercera experiencia caravanera.
Cómo describir la vivencia de un médico alopático con 41 años de profesión que ha tenido cada vez más la 
certeza que estaba tratando el síntoma y no la causa de la enfermedad.
Esta búsqueda me movilizó a estudiar Manos para Sanar y actualmente Medicina Sintergetica.
Participar en Caravanas es una revelación, la energía que logra el grupo es más que la suma de energía de cada
 integrante.
Nos brinda además la oportunidad de realizar el servicio al prójimo, pilar fundamental en el avance en el camino 
espiritual.

Las personas que acuden a la sanación actúan como espejos al reflejar lo que debemos sanar en uno mismo y no
es casual.
El sábado me correspondió hacerme cargo de un grupo como “Lonko”.
Ya me lo habían propuesto antes del viaje dado el número de personas agendadas, pero no me sentía lo 
suficientemente preparada y dije que no.

Al llegar el sábado me atreví, alineada acudí a los maestros sanadores, vivencié su guía y en ningún momento me 
enredé con la mente y todo fue perfecto.
Dos de mis compañeras participaron activamente y se iniciaron en las últimas sanaciones.

Atendimos dos personas en la mañana y once en la tarde dentro de las cuales un niño, una niña y una adolescente
Que más queda que dar GRACIAS infinitas por esta maravillosa oportunidad que me otorga la vida.

Los invito a todos a participar en esa maravillosa oportunidad de servir y sanar. ¡En octubre volveremos 
nuevamente a Chiloé! ¡La magia de la isla y la oportunidad de servir, aprender y sanar nos espera! " 
Margarita Solari

 

 

Autor entrada: admin-pindal